​​LUXACIÓN DE RODILLA: CAUSAS, TRATAMIENTO Y RECUPERACIÓN

Luxación de rodilla: causas y tratamiento

La rodilla es una articulación que nos permite desplazarnos, correr o saltar, por lo que existe mayor riesgo de sufrir una lesión en la rodilla que en el resto de articulaciones. 

La luxación de rodilla es una lesión grave, aunque bastante habitual, que se produce por la falta de estabilidad de la rodilla y la dislocación de los huesos que la forman.

Te contamos qué es la luxación de rodilla, los tipos que existen, sus síntomas y causas, y el tipo de tratamiento que recomendamos.

Comenzamos.

 

¿QUÉ ES LA LUXACIÓN DE RODILLA?

La luxación de rodilla es una lesión en la que el extremo del fémur pierde contacto con la tibia, es decir, los huesos que componen la articulación de la rodilla. 

Suele ser provocada por un traumatismo de gran impacto, y genera daños en los ligamentos de la rodilla, la arteria poplítea y las estructuras que dan sostén a la articulación, como ligamentos y tendones. 

luxación rodilla

 

TIPOS DE LUXACIÓN DE RODILLA

Se describen cinco tipos de luxación de rodilla:

– Luxación anterior de rodilla: implica el desplazamiento de la tibia hacia adelante con respecto al fémur. Representa aproximadamente el 40% de todas las luxaciones de rodilla y suele estar asociada con lesiones traumáticas, como caídas o colisiones. Esta forma de luxación es la más común y con frecuencia va acompañada de la rotura del Ligamento Cruzado Posterior (LCP).

– Luxación posterior de rodilla: la luxación posterior de rodilla implica el desplazamiento de la tibia hacia atrás con respecto al fémur. Es menos común que otras formas de luxación de rodilla y generalmente está asociada con traumatismos graves. Representa aproximadamente el 30-33% de todos los casos de luxaciones de rodilla.

– Luxación externa de rodilla: la luxación externa de rodilla implica un desplazamiento lateral de la tibia sobre el fémur. Este tipo de luxación representa aproximadamente el 18% de todos los casos. 

– Luxación por rotación: la luxación por rotación de la tibia sobre el fémur es menos frecuente pero extremadamente dolorosa, ya que implica una combinación de desplazamientos anteriores, posteriores, mediales y laterales. 

– Luxación interna de rodilla: la luxación interna de rodilla implica el desplazamiento medial de la tibia con respecto al fémur. Aunque es poco frecuente, representando solo el 4% de todas las luxaciones de rodilla.

 

SÍNTOMAS

Cuando ocurre una luxación o dislocación de la rodilla, puede producirse un sonido de estallido. Además, las causas de estas lesiones pueden variar, desde accidentes de tráfico, hasta movimientos bruscos durante la práctica deportiva. 

Algunos síntomas que se presentan son:

Dolor intenso en la rodilla que limita el movimiento.

Inflamación  y sensación de inestabilidad que imposibilita caminar.

Desplazamiento aparente de partes de la rodilla.

Limitación de la capacidad de la rodilla para realizar actividades físicas, extender o flexionar la rodilla.

– Pierna entumecida y pálida.

En casos graves, pérdida de pulso debajo de la rodilla o disminución de la sensibilidad y movimiento en esa zona.

 

CAUSAS DE UNA LUXACIÓN DE RODILLA

Las causas de la luxación rotuliana son generalmente causadas por un impacto súbito en la articulación. Por lo general se presenta después de un golpe, una caída u otro traumatismo. 

Pero también existen diferentes razones por las que la rótula puede presentar inestabilidad y llegar a luxarse:

1. La rótula se desplaza de su sitio por un fuerte traumatismo (deportes de alto impacto).

2. La rótula se encuentra demasiado alta y pierde contacto con el fémur.

3. Los pies sufren un exceso de pronación (pies planos), lo que provoca desalineaciones corporales.

4. El ángulo femoral (Q) es más grande de lo habitual.

5. La posición de las rodillas en genu valgo (forma de X).

6. La inserción del tendón rotuliano en la tibia está demasiado lateralizada.

7. El debilitamiento del vasto medial que forma parte del músculo cuádriceps

 

luxación rodilla

 

TRATAMIENTO

Ante una rodilla dislocada, los médicos proceden a manipular la articulación para restablecer su posición normal, en lo que se conoce como reducción cerrada. Esta maniobra se realiza bajo sedación y analgesia, manteniendo al paciente consciente. Posteriormente, se inmoviliza la rodilla con una férula.

Si se detecta daño arterial, se consulta a un cirujano vascular para realizar una reparación inmediata. En ausencia de daño arterial, la intervención quirúrgica para reparar los ligamentos dañados suele posponerse hasta que la inflamación disminuya. En casos de inestabilidad severa, se puede aplicar un fijador externo.

Después del tratamiento, se realizan radiografías para confirmar la correcta alineación de la articulación.

RECUPERACIÓN DE UNA LUXACIÓN DE RODILLA

La luxación de rodilla es una lesión grave que requiere atención inmediata y cuidados específicos para garantizar una recuperación completa. A continuación, explicaremos los pasos necesarios para recuperarse por completo de esta lesión, incluyendo su tiempo de recuperación estimado.

1. Diagnóstico y reducción: el diagnóstico de una luxación rotuliana implica evaluación del rango de movimiento y pruebas de imagen, como resonancia magnética. Si no se requiere cirugía, se procede a reducir la rótula y se inmoviliza la rodilla.

2. Tratamiento conservador: el paciente utiliza muletas para evitar cargar peso en la articulación. La fisioterapia es crucial en la fase de recuperación, incluyendo ejercicios de movilidad, tonificación muscular y reducción de la inflamación.

3. Cirugía cuando es necesaria: la intervención quirúrgica se reserva para casos recurrentes, deformidades congénitas o inestabilidad persistente. El tipo de cirugía depende de la gravedad y causa de la luxación, pudiendo implicar la reconstrucción de ligamentos como el cruzado anterior.

 

TIEMPO DE RECUPERACIÓN

El tiempo de recuperación oscila entre 6 y 8 semanas en casos tratados sin cirugía. Sin embargo, este período puede prolongarse en casos quirúrgicos o si surgen complicaciones. Para una óptima recuperación, se recomienda seguir las indicaciones médicas y fisioterapéuticas, prestando atención a signos como dolor, entumecimiento y dificultad para caminar.

 

luxación rodilla

 

ATENCIÓN PERSONALIZADA PARA  LUXACIÓN DE RODILLA EN BILBAO

Las luxaciones de rodilla pueden ser extremadamente incapacitantes en la vida diaria, ya que dificultan la realización de nuestras tareas más comunes. Por lo tanto, es crucial lograr una recuperación exitosa para poder recuperar la funcionalidad de la rodilla y retomar nuestras actividades cotidianas sin limitaciones.

En Artrocare contamos con un equipo de profesionales que te ayudará proporcionándote un tratamiento personalizado que te funcione, y para ello es importante conocer al detalle tu historia y tu situación. Por eso, cuando contactes con nosotros es muy importante que nos cuentes todo sobre tu caso.

Si hay algo que ya debes saber es que la mejor combinación para una recuperación rápida y con éxito es: un diagnóstico temprano sumado a un tratamiento adecuado.

Y para contar con ese tratamiento que necesitas nosotros contamos con el mejor equipo experto, el cual te acompañará de principio a fin, ajustándose a tus necesidades y circunstancias con el objetivo de que vuelvas cuanto antes a la acción.

¿Por qué esperar? ¡Pide cita ya aquí!