Cómo curar una tendinitis de hombro

Curar una tendinitis de hombro

La tendinitis de hombro es cada vez más común, tanto en personas jóvenes como en personas adultas. Puede causar mucho dolor, molestia, extensión o rigidez, y por ello es importante saber detectarla a tiempo y, en ocasiones, prevenirla.

En el post de hoy te cuento los síntomas de la tendinitis de hombro, cuánto tarda en curarse, cómo prevenirla, los tratamientos más efectivos y algunos ejercicios con los que podrás acompañar tu tratamiento.

¿Empezamos?

 

¿Qué es la tendinitis de hombro?

Primero de todo, voy a explicarte qué es la tendinitis de hombro para que quede súper claro.

La tendinitis es la inflamación o irritación que surge en algún tendón del hombro, es decir, de las cuerdas fibrosas que unen el músculo y el hueso, en las que se producen micro roturas y áreas de necrosis. Se suele producir por una sobrecarga muscular o una lesión, y puede causar dolor, sensibilidad y dificultad en la articulación.

Normalmente, la tendinitis de hombro se suele producir en adultos jóvenes a causa de movimientos repetitivos con el brazo en un deporte o en el trabajo, en ocasiones acompañado de una mala postura o una mala realización de un ejercicio. Aun así, también puede surgir debido a otras patologías o debido a la edad, ya que los tendones van perdiendo su elasticidad y pueden degenerarse.

 

Síntomas de tendinitis de hombro

Si no estás seguro de si tienes tendinitis de hombro, a continuación te cuento los principales síntomas que determinarán tu diagnóstico:

-Dolor intenso y mayor sensibilidad localizada en el hombro.

-Intensificación del malestar con el paso del tiempo y diseminación de este por otras áreas del cuerpo.

-Pérdida de fuerza muscular, impotencia funcional o debilidad.

-Hormigueo en el hombro (en algunos casos).

-Dificultad para realizar actividades diarias.

 

Cómo curar una tendinitis de hombro

 

Estos síntomas de tendinitis en el hombro suelen surgir a medida que el tendón se va inflamando, a causa de los movimientos repetitivos realizados. Además, suele empeorar durante la noche debido al estiramiento de los músculos.

Al presentar alguno de estos síntomas, será muy importante acudir a un especialista en tratamiento de lesiones de hombro, para que realice una evaluación e indique el tratamiento más adecuado para tu caso en específico. De esta manera, lograrás disminuir la inflamación y aliviar los síntomas.

 

¿Cuánto tarda en curarse una tendinitis de hombro? 

Primero de todo, mantén la calma, porque la buena notícia es que una tendinitis de hombro puede curarse con un tratamiento adecuado.  Pero ¿cuánto tarda en curarse una tendinitis de hombro? 

El tiempo de recuperación variará dependiendo de la persona y de sus factores contextuales. Se debe evaluar la gravedad de la tendinitis de hombro, tener en cuenta la edad de la persona y el apego al tratamiento. Aun así, como mínimo, son necesarios unos 3 meses de tratamiento para recuperar totalmente la movilidad.

 

Posibles tratamientos

Ahora viene la gran pregunta, ¿cómo curar una tendinitis de hombro?

El tratamiento será muy importante para eliminar cualquier dolor y poder realizar cualquier movimiento o actividad diaria sin problema. Además, también servirá para evitar futuras complicaciones, como la ruptura del tendón, que puede causar hinchazón y dolor de codo. 

Existen distintos tratamientos dependiendo de la gravedad de la tendinitis de hombro:

  • Fisioterapia

La fisioterapia será uno de los primeros tratamientos que se consideren si la gravedad de la tendinitis es moderada. Será indispensable, y es posible acompañarla con la colocación de compresas de hielo 3 o 4 veces al día. 

Además, es recomendable el uso de aparatos como tens, ultrasonido o láser, pero también serán necesarias técnicas de fisioterapia, como la descompresión articular y ejercicios pendulares y de fortalecimiento. 

 

Cómo curar una tendinitis de hombro

 

De esta forma, se fortalecerá y mantendrá el movimiento y la fuerza de la zona afectada.

  • Medicamentos

Un traumatólogo podrá indicar la ingesta de medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, para reducir el dolor y la inflamación. También podrá indicar la colocación de una pomada antiinflamatoria, como el Cataflam o Voltaren, en el hombro. 

En el caso de que la gravedad sea mayor, el médico podrá indicar una inyección de corticoides en el hombro, causando un efecto antiinflamatorio y analgésico más fuerte.

  • Cirugía

La cirugía será la última opción cuando, después de realizar un tratamiento fisioterapéutico y con medicamentos, la tendinitis de hombro no mejora y no se logra restablecer los movimientos.

La cirugía también se realizará cuando hay una ruptura del tendón, dolor y una gran debilidad muscular. 

  • Artroscopia de hombro

Nosotros somos especialistas en lesiones de hombro y dentro de las técnicas mínimamente invasivas que ofrecemos, la artroscopia de hombro es una de las mejores y la que más impulso ha tenido en los últimos 15 años.

Gracias a los avances en técnicas quirúrgicas y anestésicas, y en los protocolos postoperatorios, es posible realizar procedimientos artroscópicos complejos de hombro con menos dolor y menos complicaciones, acortando así los tiempos de recuperación.

Tratamos de forma poco agresiva los problemas más frecuentes del hombro, como la tendinitis.

Ahora que ya sabes cómo curar una tendinitis de hombro, deberás intentar prevenirla, para así no volver a sufrir esta inflamación en un futuro.

Ejercicios para la tendinitis de hombro

Además de seguir uno de los tratamientos mencionados anteriormente, también es recomendable que lo combines con ejercicios para la tendinitis de hombro. Estos se pueden realizar acompañados de un fisioterapeuta o de manera individual. 

Ayudarán a recuperar la total movilidad y fortalecer los músculos de la articulación del hombro y del manguito de los rotadores.

-Ejercicios de estiramiento del hombro

El primer ejercicio será de calentamiento y deberás realizar movimientos pendulares con el brazo colgando. A continuación, realiza movimiento de abducción, rotación externa e interna, y flexión y extensión.

Cuando hayas realizado estos ejercicios y no notes dolor o molestia, podrás continuar con estiramientos con poleas o caminar por la pared con las manos y colgarte de una puerta o barra.

-Ejercicios de fortalecimiento del hombro

Para fortalecer el hombro, se realizarán ejercicios de abducción, rotación y flexión, como los mencionados anteriormente, pero acompañados de cintas elásticas. Puedes ir probando distintas resistencias para ver cuál es la que mejor te funciona.

Otros ejercicios que puedes realizar son flexiones en pared, encogimientos de hombros, flexiones de rodillas y levantamientos de silla apoyados en los brazos.

Cómo curar una tendinitis de hombro

Prevención de tendinitis de hombro

Para prevenir la tendinitis de hombro, te daré algunas recomendaciones que podrás seguir:

-Prepara los músculos y realiza un buen calentamiento antes de practicar cualquier deporte o cualquier actividad que resulte un esfuerzo para la articulación del hombro.

-Evita actividades que requieran mucho esfuerzo para tus tendones o provoquen dolor. No querrás sobrecargar el tronco superior de tu cuerpo, por lo que también deberás evitar movimientos repetitivos.

-Ejercita todos los grupos musculares con frecuencia, para así mantener la movilidad y flexibilidad de todos ellos.

-Prueba y combina distintas actividades. Si una actividad te causa dolor, prueba con otra. Una buena opción es el entrenamiento funcional, ya que permite combinar ejercicios de alto rendimiento (por ejemplo, correr) con ejercicios de bajo rendimiento o impacto (por ejemplo, natación).

-Corrige la forma en la que te mueves. Si estás haciendo alguna actividad o un ejercicio, deberás tener en cuenta cómo lo realizas para evitar problemas en los tendones. Puedes apoyarte en un profesional para asegurarte de que lo practicas de manera correcta.

-Mantén una buena postura en tu lugar de trabajo. Dependiendo de tu puesto, deberás tener en cuenta distintos factores, por ejemplo en una oficina, asegúrate de que la silla, el teclado y el escritorio están ubicados de manera correcta en estatura y longitud de brazos. Esto ayudará a prevenir una posible tendinitis de hombro.

-Manténte hidratado. Es la recomendación más sencilla y una de las más importantes.

 

Podemos concluir que, dependiendo de la persona, la gravedad de la tendinitis de hombro variará. Aun así, es importante tener en cuenta los puntos expuestos en este artículo para asegurar su prevención o su correcta rehabilitación.

Si presentas algunos de los síntomas que se han mencionado, será importante que contactes con un especialista en lesiones de hombro, para que éste evalúe tu caso y te facilite el mejor tratamiento. Nosotros contamos con los mejores, así que no dudes en pedir tu cita aquí, ¡estaremos encantados de ayudarte!